Murcia Ciudad Creativa. Un festival de ADN Urbano desarrollado por el Centro Puertas de Castilla

Interior del Conservatorio de Música del Cuartel de Artillería de Murcia donde se realizaron las masterclass del festival Murcia Ciudad Creativa

SYMPOSIUM en Murcia Ciudad Creativa

Murcia Ciudad Creativa es un festival enmarcado en el proyecto ADN Urbano y desarrollado por el Centro Cultural Puertas de Castilla. Se celebró entre el 25 y 28 de octubre en el Barrio del Carmen.

SYMPOSIUM tuvo la oportunidad de acudir a la apertura de este encuentro nacional; el cual enlaza los conceptos de creatividad y ciudad cultural. Como bien dijo ayer su director, Ramón Gómez, “queremos transformar la ciudad a través del arte”.

Ramón inició el MUCC Festival contándonos cómo surgió; y fue una de las cosas más curiosas, puesto que era la idea para su Trabajo de Fin de Máster. Ramón, que estudió arquitectura, no quería que esa idea quedara en un cajón y decidió llevarla a cabo.

Cartonlab acude al evento del MUCC

La primera sesión de masterclass fue de Cartonlab, una empresa que se dedica a “crear” con cartón. Ignacio Bautista y Pablo García nos contaron cómo en 2010 tuvieron que reinventar su estudio de arquitectura y darle una nueva visión para seguir adelante. Decantarse por este material no fue a golpe de suerte, sino que tuvo detrás un proceso de innovar y repensar. Y así mismo lo reflejaron ellos: “nuestro estudio de arquitectura ha sido siempre muy inquieto, no solo hemos trabajado con cartón”.

Boa Mistura difunde la idea de crear vínculos a través de la pintura

La segunda masterclass  fue de Boa Mistura. Un equipo con raíces del graffiti que no solo pintan paredes, sino que crean vínculos a través de la pintura trabajando en comunidad para cambiar las ciudades. Boa Mistura pretende darle vida a aquellas zonas marginales o que están en deterioro llenándolos de color e inspiración.

Diego Vicente, uno de sus integrantes, nos contó anécdotas sobre sus trabajos. Una de ellas de su proyecto “Madrid, te quiero en colores”, para el cual se disfrazaron de operarios de las brigadas de limpieza del Ayuntamiento; estas brigadas pintan de gris cada muro con graffitis, dibujos o letras. Así que ellos decidieron ponerse unos atuendos similares y pintar a plena luz del día con diferentes tonos de gris frases como “La vida podría ser de color rosa” o “Me gusta el color”. Pero por desgracia, estas frases volvieron a ser pintadas de un mismo tono gris en menos de 24 horas. Concretamente, su muro “Azul cielo” duró 4 minutos antes de que los pillaran.